Posteado por: norrisin | 11 diciembre 2011

Posible Centro de Interpretación del campo de concentración de Miranda de Ebro


Lavadero del campo de concentración

Lavadero del campo de concentración

A mediados del pasado mes de septiembre, la comisión que evalúa los vestigios del franquismo por mandato de la Ley de la Memoria Histórica, propuso crear un Centro de Interpretación del campo de concentración de Miranda de Ebro.

Este campo de concentración, se convirtió en uno de los más importantes de la Guerra Civil española tanto por el número de prisioneros, unos 80.000 internados, como por su larga vida, ya que estuvo operativo 10 años desde 1937 al 1947. Por sus barracones pasaron, además de republicanos españoles y de brigadistas internacionales, cientos de personas que huían del fascismo y de la II Guerra Mundial que sacudió Europa a partir del 39, además de  varios alemanes nazis, al finalizar la esta guerra años más tarde.

Dibujo del interior de un barracón de Raymond M. Boucher, uno de los prisioneros

Con este Centro de Interpretación se quiere dejar “el recuerdo de lo que fue un sistema de represión de un régimen dictatorial, y que es el único del que se conserva algo, quedando solo ese pequeño recorrido marginal junto a la vía del tren”, según Josefina Cuesta, catedrática de Historia Contemporánea de la Universidad de Salamanca, y una de las integrantes de esta comisión.

El régimen franquista levantó este campo de concentración por la necesidad de espacio para los  prisioneros del frente del norte, sobre todo al ocuparse Bilbao, donde se capturaron 14.000 personas.

Croquis del campo

Croquis del campo

El campo se construyó los terrenos de la empresa Sulfuros Españoles en las riberas del río Bayas; y en otros terrenos de cultivo de alrededor hasta conseguir una superficie total de unos 42.000 m2, tras tener a los prisioneros en la plaza de toros y en la azucarera. Como primer material para levantarlo se usó el requisado al circo Corzana, precursor del Circo Americano, una troupe familiar de artistas que había interrumpido su gira en Miranda esperando el desarrollo de la guerra.

Prisioneros de Segunda Guerra Mundial

Salvoconducto de Raymond M. Boucher para abandonar el campo

Con la llegada de refugiados y prisioneros de Segunda Guerra Mundial, el campo se habilita también  para las personas que huían de la barbarie nazi. Se calcula que albergó 15.000 prisioneros extranjeros, sobre todo franceses y polacos. Entre estos se encontraban Georges Bidault, que sería Primer Ministro francés y ministro de Asuntos Exteriores en la posguerra,y Jacques Monod y François Jacob, que lograrían el Premio Nobel de Medicina años después.

Este campo, fue base de operaciones de Martínez Alonso, el médico de la Embajada Británica que ha sido considerado el Schindler español. Este médico ayudo a cientos de prisioneros extranjeros de este campo y otras instituciones a volver a sus países.

Al acabar la guerra europea, el mismo recinto se habilitó para los nazis y colaboracionistas, que huyeron a España ante el temor de ser juzgados en Nuremberg. En esta época la vida en el campo era más suave, ya que los internos podían salir durante el día a la ciudad. En enero del 1947, se cierra el campo llevando los presos que quedaban a la cárcel de Nanclares de la Oca (Álava).

Prisioneros del campo de concentracion de Miranda de Ebro
Prisioneros del campo de concentración de Miranda de Ebro

Referencias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: